Encuentro Fidel- Matthews: una entrevista que hizo historia

1fidel-mathews La foto que dio la vuelta al mundo; con clipart-bandera-cubana-8241-pngMatthews en febrero de 1957.

 

En febrero de 1957 Faustino Pérez, quien llegó a Cuba en el Granma y viajó a La Habana con tres misiones asignadas por Fidel, cumplió la tercera de forma tan brillante que tuvo amplia resonancia internacional

Son los días postreros de enero de 1956 y el fino cierzo invernal hace tiritar de frío al hombre delgado de ojos claros, fino bigote y espejuelos de gruesa armadura que aguarda en un lugar convenido a Miguel Ángel Quevedo, director de la prestigiosa revista Bohemia. Es Faustino Pérez Hernández, expedicionario del yate Granma y uno de los revolucionarios más buscados por los cuerpos represivos de la tiranía.

Faustino, quien ha llegado a La Habana a fines de diciembre en unión de Frank País, otro artífice de la lucha clandestina, ha cumplido con rapidez vertiginosa las dos misiones iniciales de las tres que le encomendó Fidel a raíz del reencuentro afortunado de los sobrevivientes del desastre de Alegría de Pío en la finca Cinco Palmas; a saber: reorganizar la dirección del Movimiento 26 de Julio en la capital -muy golpeada por el régimen- y crear una red de apoyo a los combatientes de la Sierra Maestra.

Ahora se trata de llevar a un periodista a la Sierra para que informe a los cubanos que Fidel está vivo y que lucha al frente de sus hombres a fin de desmentir los infundios de la dictadura, propalados a partir de la debacle inicial de los expedicionarios y la noticia divulgada por Francis L. McCarthy, corresponsal en Cuba de la agencia norteamericana Associated Press (AP), de que el líder insurrecto estaba muerto.

Pero el señor Quevedo se mostró evasivo, como antes había estado Guillermo Medrano, subdirector del diario Prensa Libre: él no podía arriesgar a uno de sus reporteros en misión tan difícil e incierta para después no poder publicar nada a causa de la censura imperante, alegó.

FIDEL DOBLA LA PARADA

No quedaba, pues, más remedio que explorar otras vías. El viernes primero de febrero de 1957 llega a Manzanillo René Rodríguez con instrucciones de Fidel de trasladarse a La Habana e informar a Faustino de la situación real de la guerrilla y transmitirle la orientación de que busque a un periodista norteamericano dispuesto a subir a la Sierra para que divulgue internacionalmente la lucha entablada en Cuba.

Al día siguiente Rodríguez llega en ómnibus a la capital, se reúne con el espirituano y lo pone al tanto. Faustino decide utilizar a Javier Pazos, miembro del Movimiento 26 de Julio e hijo de Felipe Pazos, conocido economista y colaborador del “26”, persona muy relacionada con algunos corresponsales de prensa estadounidenses residentes en La Habana.

El lunes 4 de febrero, en su oficina del edificio Bacardí, en la calle Monserrate, el señor Pazos concreta la entrevista de René Rodríguez con la señora Ruby Hart Phillips, corresponsal del The New York Times. La Phillips reacciona con mucho interés y pregunta si puede ser ella misma, pero como se trata de una mujer mayor y la tarea es ardua y harto peligrosa se le convence de que sería preferible un hombre.

Por tanto Ruby, quien conoce de la intención de su colega Herbert L. Matthews, jefe de la plana editorial de su diario, de venir a La Habana a palpar de cerca la situación existente en Cuba, cablegrafía de inmediato a Emmanuel R. Freedman, editor internacional del Times en Nueva York, para sugerirle que Matthews viaje urgentemente para un asunto importante.

Freedman cumple su cometido y al día siguiente da respuesta afirmativa a la señora Phillips. Ya el 7 de febrero la reportera confirma a Javier Pazos la llegada de un representante de su periódico en las próximas horas. Javier lo informa a Faustino y a René.

NUESTRO HOMBRE EN LA HABANA

Majestuoso, el Super G Constellation de la National Airlines toca tierra a la hora señalada en el aeropuerto de Rancho Boyeros. Entre un grupo de turistas norteños, vestidos con sus típicos y folclóricos atuendos de colorines y portando cámaras fotográficas, desciende del avión una pareja de mediana edad. Él es alto -más de 6 pies de estatura-, delgado, algo caído de hombros, ojos claros y mirada penetrante.

Como Hemingway, el recién llegado ha sido corresponsal de guerra en España y antes lo fue en Abisinia, tiene varios libros publicados, algunos premios y se ha especializado en la problemática de América Latina. Ese propio día 9 de febrero en La Habana, el hombre, que no es otro que Herbert Lionel Matthews, se reúne en la oficina del Times en la calle Refugio con Felipe y Javier Pazos.

Ya Ruby Phillips ha puesto al tanto a su colega acerca del asunto que reclamó su presencia y el veterano periodista de eterna pipa colgando de la boca ha estado a punto de soltarla. Herbert comprende que lo que tiene en la mano es una “bomba”. Javier Pazos le comunica que deberá estar listo para emprender viaje en dos o tres días. Faustino es informado de lo acordado y avisa a Celia en Manzanillo.

EL AZAROSO VIAJE

Los Matthews, que se han hospedado en el hotel Sevilla, aguardan con impaciencia la partida. Por fin salen en la noche del 15 de febrero en un Dodge del 57 color negro, propiedad de Lilliam Mesa, que lo va conduciendo. En el auto viajan además Javier Pazos, que actuará como intérprete, y Faustino Pérez.

Cuando el grupo apenas rebasa Cabaiguán, ya de madrugada, el vehículo tuerce a la izquierda y se interna en una finca rústica donde viven los padres y algunos hermanos de Faustino, a quien no veían desde su partida para México. La emoción resulta extraordinaria.

Poco después siguieron viaje y al amanecer desayunan en el Gran Hotel de Camagüey. Tras la breve parada continúan por la Carretera Central y llegan a Bayamo, donde doblan rumbo a Manzanillo, la parte más arriesgada del trayecto; no sin varias peripecias y sobresaltos por la agresiva presencia de soldados batistianos, que en una ocasión los detienen, logran arribar a su destino.

A las dos de la tarde del sábado 16 de febrero están en la bella ciudad del Golfo de Guacanayabo. Se hospedan en la casa de Pedro Eduardo Saumell, que es el punto de contacto previamente acordado. Allí los esperan con impaciencia los compañeros del 26 de Julio. Fidel y su pequeño contingente guerrillero ya se encuentran en la finca de Epifanio Díaz, en la vertiente norte de la Sierra Maestra, donde se desarrollarán la entrevista con Matthews y una reunión de la Dirección Nacional del Movimiento.

Felipe Guerra Matos, quien ya ha dado ha dado en su jeep un viaje cargado de víveres y personas entre Manzanillo y la Sierra, conduce en el segundo a Faustino Pérez, Armando Hart, Haydee Santamaría y Vilma Espín. Por último, aproximadamente a las siete de la noche recoge a Matthews, René Rodríguez y Javier Pazos. En el vehículo viajan también Quique Escalona y Nardi Iglesias. Nancie, la esposa del reportero, queda en casa de Saumell.

LA ENTREVISTA

Próximas las cinco de la mañana del 17 de febrero de 1957 el periodista llega al campamento rebelde en la finca de Epifanio Díaz. Juan Almeida le explica que Fidel está en el Estado Mayor y que vendrá al amanecer a este asentamiento, que es uno de los varios que mantiene la tropa en esta zona. Poco después del alba se anuncia la llegada del líder rebelde.

Fidel trata por todos los medios de dar aire marcial a su pequeña tropa, cansada y maltrecha, pero optimista y combativa. Los combatientes pasarán una y otra vez a cierta distancia para aparentar ser más numerosos. A poco, entra bajo la cobija de yaguas y saluda al norteamericano. Javier Pazos y Vilma Espín, activa militante y chofer de Frank País, actúan como intérpretes.

La conversación, fluida y profunda, dura cerca de tres horas. Matthews toma incansablemente notas en una pequeña libreta negra mientras René Rodríguez tira fotos con una camarita de cajón que trajo de Manzanillo. Nunca pensó que una de esas instantáneas, la de Matthews con Fidel, sería reproducida por medios de prensa del mundo entero.

A las cinco de la tarde de ese histórico 17 de febrero de 1957 ya el yanqui de la cachimba está saliendo con su esposa desde Manzanillo para Santiago de Cuba. Está sumamente impresionado con Fidel, su juventud y sus ideas. Él escribirá días más tarde: “…uno sacaba la impresión de que en este momento es invencible”.

REPERCUSIÓN

Por simbólica y feliz coincidencia, el primero de la serie de tres trabajos escritos por Matthews sobre Cuba vio la luz en el Times el 24 de febrero, cuando se cumplían 62 años del histórico Grito de Baire. El 25 y el 26 serían publicados los otros dos reportajes. Fue como un trueno en cielo despejado que conmovió al país entero, a América y al mundo. Batista, que había decretado con anterioridad el levantamiento de la censura para el 26 de febrero, no pudo echarse atrás y la prensa cubana reprodujo al día siguiente el escrito inicial del afamado periodista.

Fidel Castro estaba vivo y era invencible. Lo dijo Matthews y el dictador tuvo que reconocerlo en un libro titulado Mi Respuesta, publicado en México en 1960. Ante Fidel fracasó Batista y se estrelló el imperio. Hace tiempo que en Washington se sienten impotentes frente el revolucionario inclaudicable.

Bibliografía:

-De los Llanos del Infierno a la finca de Epifanio Díaz, trabajo de Pedro Álvarez Tabío y Otto Hernández, publicado en el periódico Granma los días 28 de febrero y primero de marzo de 1979.

-Entrevistas realizadas por el autor a José Díaz y Arnol Rodríguez, quienes participaron en la lucha clandestina contra la dictadura batistiana a las órdenes del doctor Faustino Pérez Hernández.

julio 28, 2008 por Cuba Lucha Clandestina
Por: Pastor Guzmán Castro

 

Herbert Matthews – Wikipedia, la enciclopedia libre                                                                                                                       Herbert Lionel Matthews (Nueva York, 10 de enero de 1900Adelaida (Australia), 30 de julio de 1977) fue un periodista del New York Times que adquirió renombre internacional al publicar en 1957 una entrevista a Fidel Castro en su   campamento guerrillero de Sierra Maestra, considerada como una de las más famosas entrevistas en la historia del periodismo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s