“ALGUNOS RECUERDOS SOBRE FAUSTINO”

Rolando Álvarez Estevez

Cuando conmemoramos el aniversario 40 de la huelga revolucionaria del 9 de abril de 1958 constatamos , una vez más , que falta entre nosotros la presencia del querido compañero Faustino Pérez , en quien descansó , en la Habana , el peso de la organización de aquel acontecimiento histórico-revolucionario.

Junto a todos los caídos en esa fecha a lo largo y ancho del país , recordamos a quien en los aciagos tiempos de la clandestinidad y el combate desigual contra la tiranía , tuvo , por muchos meses , la jefatura del Movimiento 26 de Julio en la capital del país.

A Faustino se le aprendió a respetar y admirar desde su llegada al territorio habanero procedente de la Sierra Maestra , acompañado de Frank País , Jefe Nacional de Acción , Faustino cumplió la misisón de dar a conocer de oriente a occidente que Fidel vivía.

Encargado de la reorganización del Movimiento 26 de Julio en la Habana , hizo estremecer al régimen batistiano con riesgosas acciones.

Su inteligencia y valor se hicieron sentir en la organización del movimiento huelguístico por el asesinato de Frank País – tarea que emprendió apenas salido de la cárcel, después de 15 días de huelga de hambre , extenuado- , en la incidencia que tuvo en la Habana el levantamiento del 5 de septiembre de 1957 en Cienfuegos y el secuestro de Fangio , campeón mundial de automovilismo , entre otras acciones.

Vendrían después la firma , junto a Fidel, del llamamiento a la huelga revolucionaria , el 12 de marzo de 1958 y el intento de huelga de abril. Desde días antes de las acciones que debían realizarse durante esta, aquel hombre de hablar pausado , exigente consigo mismo y de una disciplina a toda prueba, controlaba todos los trabajos preparatorios trasladándose de un lugar a otro.

Llegado el día 9 , Faustino multiplicó su actividad . Llamaba y preguntaba por los resultados de cada misión , pero sobre todo que había sucedido con cada compañero. Su preocupación aumentó al conocer la sanguinaria represión que la tiranía desencadenó al percatarse que la huelga había fracasado. Su dolor se agigantó cuando fue recibiendo noticias de la cantidad de revolucionarios caídos en combate ó asesinados por los cuerpos represivos.

Como olvidar aquel 9 de abril, sobre las siete de la tarde , en que todavía manteníamos en el aire la planta clandestina que tenía la misión de orientar e informar a la población . A esa hora hizo su entrada Faustino en el apartamento de 15 y L , en el Vedado , en momentos que la dictadura realizaba una cacería humana.

Nada le importó . Recorrió distintos lugares para conocer de la situación, hablar con los combatientes . En su semblante se reflejaba el dolor , pero también la firmeza de un revolucionario inclaudicable . Con pocas palabras , tratando de dar aliento en tan difícil momento , insistió en cómo había que proseguir la lucha hasta la victoria final.

A los 40 años de aquella acción , no tendremos el abrazo fraternal de Faustino. Noveremos su noble sonrisa, no lo escucháremos preguntar por uno u otro compañero , pero lo sentiremos presente , como a todos los caídos por la patria.

El mejor tributo a Faustino no puede ser otro que continuar siendo consecuentes revolucionariuos , como lo fue él a lo largo de su vida , con actitud unitaria , su modestia y austeridad.

Por todo lo anterior , y al referimos a Faustino en el contexto de la página histórica de la huelga del 9 de abril, lejos de hablar de su ausencia es mejor decir : está con nosotros.

Artículo publicado en el periódico “Trabajadores” en abril 1998

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s